Esta tecnología permite utilizar un robot industrial para realizar mecanizado (y aplicaciones similares) en piezas de más de 10 metros de longitud con una precisión de 4 décimas de milímetro.  Esta solución, llamada MEGAROB, ha sido desarrollada por el Centro Tecnológico Aitiip en Zaragoza.  El costo del desarrollo fue de 4,3 millones de Euros, de los cuales 2,7 millones fueron subvencionados.

Proyecto MEGAROB

El objetivo principal del proyecto MEGAROB es desarrollar una plataforma autónoma flexible, basada en la robótica y la mecatrónica, para realizar tareas de fabricación de alta precisión de piezas de gran tamaño (más de 10 metros de largo) que son comunes en diferentes sectores industriales como el aeronáutico, energías renovables (eólica) , ingeniería civil, ferrocarril y naval. Se trata de un sistema robótico de largo alcance y alta precisión, adaptable a todo tipo, tamaño, cantidad y complejidad de pieza, que además será extrapolable a cualquier otro tipo de sector o industria, como la logística, automoción o la fabricación de grandes máquinas.

Objetivos del proyecto:

Entre los diferentes objetivos del proyecto, se encuentran los siguientes:

  • Trabajar en amplias zonas sin aumentar su intrínseco error posicionamiento .
  • Compensar las desviaciones en la precisión y en el comportamiento de adaptación a la situación real.
  • Obtener un sistema de control de alto nivel.
  • Reducir el tiempo del proceso.
  • Optimizar la integración y la flexibilidad.
  • Mejora de la calidad: disminuir el volumen de desechos/virutas/residuos con controles durante el proceso además de previos y posteriores.
  • Reducir el tiempo de inactividad del equipo y el espacio requerido en el taller para que sea eficaz.

Descripción de la solución

Se trata de un robot industrial Comau montado sobre un pórtico de 20m de largo por 5 de ancho y 6 de alto.  El sistema cuenta con un sistema láser que mide la posición de la herramienta en el robot 1.000 veces por segundo con una precisión de 4 décimas de milímetro en 100 metros.  Esto permite garantizar la posición de la herramienta independientemente de las imprecisiones mecánicas propias de este tipo de soluciones.

En otras ocasiones hemos visto robots montados sobre ejes externos para cubrir distancias grandes. En esta página hemos comentado una aplicación para la pintura de aviones con robot o el caso de los robots para soldadura de tanques de aluminio. En ambos casos los robots tenían algún tipo de sensor para posicionar la herramienta. Este caso es diferente porque el robot llega a una posición exacta.