El siguiente robot trabaja en la producción de turbinas eólicas (aerogeneradores).  La parte sobre la que trabaja es una estructura de fibra de vidrio que es parte de la nacelle (alojamiento donde se encuentran los generadores).  Se trata de un robot Kuka con una herramienta doble: por un lado tiene un sensor táctil y por el otro lado tiene un motor en el cual se intercambian diferentes herramientas.

El sensor táctil emite una señal electrónica cuando ha tocado alguna pieza.  En este caso, al recibir la señal, el robot registra la posición en el espacio de la ubicación de la pieza.

El motor puede operar las siguientes herramientas:

  • Broca para realizar taladrados
  • Broca para realizar fresados
  • Disco de corte para realizar recanteado (corte del canto de la pieza)

En los procesos de fibra de vidrio, las variaciones en los tamaños de la pieza terminada suelen ser grandes.  Para poder montar las turbinas eólicas, se requieren tolerancias pequeñas.  Es por esto que se suelen recortar las piezas (recantear) para ajustarlas a las dimensiones de la pieza.

Lo primero que vemos es al robot tomando la broca de taladrado y realizando las perforaciones necesarios para colocar remaches.  Una vez terminados los taladros, el robot intercambia la broca de taladrar por la broca de fresado y procede a realizar diferentes surcos sobre la estructura.  El robot entonces cambia la herramienta de corte por un disco, y realiza diferentes cortes.

Para realizar el corte en perímetro de la pieza (recanteado), el robot utiliza la herramienta de medición.  Para ello, el robot se desplaza hacia diferentes puntos de la superficie de la pieza y con el sensor táctil el robot es capaz de medir la altura de la pieza.  Una vez medido el perímetro de la pieza, el robot realiza el recantedo.

Para realizar recanteado en el perímetro del círculo que se encuentra en el interior de la pieza, el robot repite las operaciones: primero mide y posteriormente recantea.

El robot también realiza los cortes para colocar unas ventanas en la nacelle.

Finalmente, para realizar los taladros de los tornillos de fijación de la estructura, el robot hace una medición para garantizar que éstos estén dentro de las especificaciones de la pieza.

Este proyecto fue realizado por la empresa EINA, que es una ingeniería española ubicada en Urduliz, Vizaya.